Es mi proyecto más personal y, por eso, el que me resulta más complejo. "Diario de viaje" es una historia que llevo en la mochila, que cocino a fuego lento y gracias a la cual soy quien soy. Nací con eso que llaman "una mente creativa". Para algunos una bendición y para otros una desgracia. Hasta ahora sólo he sabido bucear entre esos dos campos infinitos de la alegría de sentir profundamente y el pesar por haber nacido "así". Contar historias - ya sea con imágenes o sin ellas-, me ayuda a canalizar sentimientos y a expresar mi forma de ver el mundo. Decía Galeano que son las historias las que permiten convertir el pasado en presente.